patucalotrofía.

paraway.

May 2

Es exactamente lo que escribe Ramón Gaya en El silencio del arte: “Un arte desesperado es un contrasentido. […] El arte parece llegar de muy lejos, pasar por el hombre, luego desprenderse, deshacerse del hombre como de una corteza, y seguir. […] Una gran obra de arte no es nunca una conclusión, como se compromete a serlo una obra científica o filosófica, sino un principio que escapa, que huye, que se liberta.[…] El creador no aspira a la palabra, es decir, al arte, a la obra, sino al silencio; claro que a un silencio vivo, a un silencio de vida, no de muerte, ni siquiera mudo, sino comunicante. El arte no es vestir, sino desnudar...”

http://tropicodelamancha.blogspot.com/2011/05/h-abia-pensado-dejar-el-cuaderno.html


Apr 18

de barro

fui amasando el barro como me había enseñando centeno, fui delineando los rasgos de la figura tímidamente con una espátula. y me dejé morir, un día.
la figura abrió sus ojos apenas yo cerré los míos, y salió a caminar por la ciudad vistiendo mis ropas, y escuchó mis discos, contó mis anécdotas, se codeó con mis amigos, gastó mis ahorros, leyó/hojeó/subrayó mis libros, y escribió en mis cuadernos con una perfecta imitación de mi caligrafía.


Page 1 of 26